Haciendo lo que hay que hacer en el PAMI

El PAMI dejó de ser un emblema del oscurantismo y el despilfarro de dinero que se vivió en el Estado durante muchos años. Gracias a la tarea que inició hace un año y medio, la obra social para jubilados y pensionados recuperó su “capacidad de auditoría” y terminó con los “fraudes” en los montos de internaciones o medicamentos, como explicó su director ejecutivo, Sergio Cassinotti, a quien acompañó la Secretaria de Relaciones Parlamentarias, Paula Bertol, en el Senado.

“No se trata de sacar prestaciones a los pacientes; el ahorro pasa por ajustar los controles y corregir los desvíos”, explicó. Y enfatizó que la nueva gestión asume el compromiso de resolver todos los “problemas prestacionales” y con “mayor velocidad posible los casos de aquellos beneficiarios que están en una situación de mayor vulnerabilidad”. 

Con esta administración responsable y transparente, cumplimos con nuestro deber público y honramos el legado de Francisco Manrique, quien creó el PAMI con una perspectiva solidaria que pone a los hombres y mujeres en el centro de las políticas de Estado.

Estamos haciendo lo que hay que hacer, también en el PAMI.