Un presupuesto confiable

Por primera vez en una década, los argentinos tendremos un presupuesto confiable, ajustado a las necesidades reales de nuestra sociedad y con amplio consenso. Hemos cambiado. Y como sucede con tantas otras iniciativas, la primera ley de gastos y recursos que proponemos desde el Ejecutivo refleja las sanas aspiraciones de transformar no sólo el contenido sino también las formas.

Se terminó la época en que pensábamos al presupuesto como un dibujo, con números manipulados y alejados de la realidad. Ahora tendremos una brújula afinada para reordenar la economía y volver a la normalidad. Una hoja de ruta para que los millones de pesos que aportamos con tanto esfuerzo ya no vayan a la fiesta del despilfarro y de la corrupción.La ley de leyes para el año próximo pone énfasis en las personas y en las provincias. Por eso, el gasto social aumentará muy por encima del resto de los gastos corrientes. Y a pesar de haber heredado una deuda por diez mil millones de pesos, los fondos para obras de infraestructura crecerán un 43 por ciento.

Tendrá una fuerte impronta federal, porque contemplará el acuerdo con las provincias para comenzar a devolver el 15% de coparticipación que retenía la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). Además, prevé financiar los déficits de las cajas previsionales y aumentar en un 30% las transferencias automáticas, de manera transparente. Pero por sobre todo, permitirá concretar una de las metas más ambiciosas del Gobierno y de las diez provincias del norte de nuestro país. Con 95 mil millones de pesos asignados, el Plan Belgrano llevará infraestructura y políticas sociales a miles de argentinos relegados, que año a año vieron postergadas las soluciones que les prometían y nunca llegaban.

Y como ya dijimos, las formas también importan: sepultamos el viejo monólogo oficial y asistimos a una discusión abierta y honesta en la que escuchamos a todos. En la nueva Argentina estamos ante un debate que no vivíamos desde hace años. Creemos en el aporte y la contribución de los diferentes espacios para tener un presupuesto que sirva como GPS preciso, con el objetivo de transitar mejor el año próximo, sin perdernos en discrecionalidades o discusiones estériles.

Ver más en Infobae.com.