Reformas judiciales que van en contra de la gente

En el discurso del 1° de marzo la Presidenta se refirió a la necesidad de efectuar cambios en la Justicia, y en base a ello esbozó el paquete de iniciativas que enviará al Congreso. Entre ellas, una ley especial de responsabilidad del Estado. Pero esta propuesta ya había sido plasmada el año pasado cuando el Poder Ejecutivo envió el proyecto de reforma del Código Civil y Comercial que se encuentra en estudio.

La Presidenta propone una ley especial porque el Estado “no puede ser tratado igual que una empresa particular, o que un particular, o que una cuestión entre civiles”. Sino que necesita otro tratamiento “no privilegiado pero tampoco castigado por ser el Estado”.

No estamos de acuerdo con este régimen especial, ya que damos por sentado que esa modificación no será justamente a favor de la gente.

El Estado tiene un presupuesto monumental y el monopolio legítimo de la fuerza. Si causa un daño frente a un particular, como por ejemplo en la tragedia de Once, y éste no tiene una instancia de reclamo eficiente, termina perdido en los laberintos de la injusticia.

El año pasado debatimos en la Comisión Bicameral de unificación de los Códigos Civil y Comercial sobre la Responsabilidad de Estado y manifestamos que aprobar los cambios propuestos por el Poder Ejecutivo sería un enorme retroceso.

La responsabilidad extracontractual por los actos ilícitos del Estado se encuentra regulada de modo genérico en el artículo 1112 del Código Civil; y a partir de estas premisas la jurisprudencia desarrolló los conceptos para responsabilizar objetivamente al Estado por el ejercicio irregular de alguna función estatal.

¿Necesitamos modificar el sistema de responsabilidad vigente si éste es justo? Creemos que no, que esta iniciativa es un capítulo más del “vamos por todo” y si se aprueba el paquete de normas anunciado, la gente que tenga la desgracia de haber sido dañada por el accionar el Estado será doblemente castigada.

Ni el Estado, ni los funcionarios públicos deben sustraerse de la responsabilidad que por su accionar les cabe. Todo hace pensar que eso buscan.

Ver más en Clarín.