Una ley para vivir mejor

Hoy resulta natural pensar en un ambiente libre de humo. Pero hasta hace una década atrás, era común que cualquiera pudiera encender un cigarrillo en bares, cines, shoppings o edificios públicos.

¿Qué nos hizo cambiar de actitud? La batalla contra el tabaquismo y la protección a los no fumadores como política de Estado comenzó hace exactamente 12 años, con la sanción de la Ley 1.799 en la Ciudad de Buenos Aires. Prohibir la publicidad en la vía pública y garantizar la cobertura gratuita del tratamiento médico permitió a muchos tomar conciencia sobre los efectos nocivos del tabaco. Desde entonces estas medidas se replicaron a nivel nacional con la Ley 26.687 y más de 87 mil argentinos comprobaron que es posible vencer la adicción. Sé que todavía queda mucho por hacer. Pero jamás voy a abandonar esta lucha: fumar aún sigue siendo la principal causa de muerte (evitable) en el mundo.